Instalación de suelo laminado en Rivas Vaciamadrid

Solicita presupuesto para instalar tus suelos laminados

Instalación de suelo laminado en Rivas Vaciamadrid

Un cambio de pavimento es capaz de conseguir renovar por completo el aspecto de cualquier espacio. Si quieres dar un nuevo aire a tu vivienda o negocio, contacta con nosotros para la instalación de suelo laminado en Rivas Vaciamadrid.

En Revestimientos del Río ponemos a tu alcance una exclusiva y variada oferta de productos, para que puedas elegir los que mejor se ajustan a tus gustos y necesidades. Siempre con la máxima calidad, porque sólo trabajamos con primeras marcas del sector.

Si confías en nosotros, sólo tendrás que preocuparte por disfrutar de los resultados. Nos encargamos de todo el proyecto y ofrecemos un servicio llave en mano, que incluye tanto el asesoramiento inicial como el trabajo de montaje.

Contamos con equipo propio y nos avalan más de cuatro décadas de experiencia, una dilatada trayectoria que, en la práctica, nos permite ofrecer los mejores resultados. Estamos comprometidos con la satisfacción de nuestros clientes.

 

¿Por qué instalar suelo laminado?

Desde su aparición a finales de los años 70, los suelos laminados no han dejado de ganar popularidad. Su bajo coste ha desplazado a la madera maciza como primera elección, tanto en el caso de los particulares como de los profesionales.

Formado por varias capas, el laminado tiene la peculiaridad de poder imitar el acabado de cualquier otro pavimento, ya sea madera, cerámica, hormigón o piedra. Lo hace gracias a un dibujo impreso en la última de sus capas.

Otra de sus grandes ventajas es que es apropiado para todo tipo de estancias, incluso en las de tránsito intenso o en las que están expuestas a mayores niveles de humedad. Así, puede utilizarse en salones, comedores, dormitorios, cocinas, baños, pasillos, escaleras...

Se trata, además, de un material de gran resistencia, lo cual es de agradecer en oficinas con muchos trabajadores o viviendas con niños y mascotas. A diferencia de la madera natural, no se raya ni estropea con facilidad. Tampoco pierde color por exposición al sol.

Su limpieza es sencilla. No deja que penetre la suciedad, por lo que basta con barrer o aspirar su superficie para mantenerlo impecable.